Tipos de narrador en los cuentos cortos

Home / Historias y cuentos / Tipos de narrador en los cuentos cortos

Tipos de narrador en los cuentos cortos

La narración en las historias breves es una peculiaridad que se ha ido perdiendo con el correr de los años. Tal vez porque a las nuevas generaciones les gusta que las narraciones sean lo más breves y concisas posibles, pues no les gusta perder el tiempo.

Sin embargo, hoy te vamos a decir los tipos de narrador en los cuentos cortos que existen, por si acaso te llegaras a topar con alguno de ellos.

Obviamente los narradores han sido creados por los autores de la obra literaria que estás leyendo. Son personajes que poseen información que no tienen los otros personajes. Algunos de ellos también ofrecen un punto de vista sobre los acontecimientos que se van desarrollando en la trama principal del cuento corto.

El primer tipo de narradores que nos podemos encontrar en los cuentos son los “omniscientes”, o sea aquellos que conocen la historia al derecho y al revés. También, son capaces de decirle a la audiencia lo que están pensando o sintiendo los personajes ante determinada situación.

Existe otro tipo de narrador al que se le su conoce con el nombre de “observador”, ya que sólo puede contar los acontecimientos que se están desarrollando en ese momento. Es decir, lo que el público también está viendo en ese mismo instante.

Otro subgénero es el que se conoce como “protagonista” y generalmente se usa en los cuentos cortos que están vinculados a un hecho biográfico. Aquí el narrador se encarga de relatar cierta información en un tiempo distinto al que corresponde a la historia en ese momento.

“Recuerdo que tenía 25 años cuando abrí mi primer taller mecánico, aquel lugar estaba pintado de blanco con azul…”.

Por último, el narrador como personaje es aquel que interviene de manera directa o indirecta en el cuento. Directamente sería cuando los personajes le piden que exponga su opinión. Mientras que indirectamente sería en el momento en el que el narrador se dirige al público, es decir, rompe la cuarta pared.